E

strenada en el año 2015 como “The intern” en inglés y conocida como “Pasante de Moda” en Latinoamérica, nos muestra la historia de cómo una persona de la tercera edad con voluntad de seguir siendo laboralmente activo tiene que adaptarse al trabajo moderno en la ciudad y como algunos viejos hábitos, por más anticuados que sean, pueden a llegar a funcionar en entornos actuales, tanto en el ámbito laboral como en el personal.

4 Grandes Lecciones de Pasante de Moda

Buscar Experiencia

El ritmo de trabajo actual exige estar constantemente actualizado a la par de ser lo suficientemente “joven” para ser considerado en edad laboral, sin embargo, en muchas ocasiones no se toma en cuenta la vasta experiencia y mindset que pueden aportar personas mayores. La experiencia es un recurso altamente preciado que puede aprovecharse en algunos aspectos empresariales, por lo cual, brindar la oportunidad a este tipo de personas puede resultar en grandes beneficios en el ambiente laboral de la compañía.

Pasante-Moda

Imagen propiedad de Warner Bros

Equilibrio Familiar

El balance entre la vida personal y familiar con la vida laboral es un elemento importante para los trabajadores actuales, pues puede llegar a haber rutinas intensas en la oficina que provocan que los individuos se desconecten de sus relaciones personales. Ante esta situación es mejor hacer una pausa y reconocer que es necesario un descanso para dedicárselo también a la familia, quién es un factor clave en el crecimiento de cada individuo.

Reconectar con los seres queridos siempre es importante.

Lecciones Laborales

Cuida tu imagen

Si bien es importante no juzgar a un libro solo por su portada, también es relevante tener en cuenta que la primera impresión cuenta mucho. Con esto no es necesario andar todo el tiempo con traje y corbata bien alineada, pero sí contar con un guardarropa que vaya acorde al estilo de vida laboral, porque una gran realidad es: Como te ven, te tratan.

Nunca es tarde para iniciar algo nuevo

La culminación de algo supone el inicio a cosas nuevas. No importa que tengas 70 años o 20, siempre es un buen momento para aprender y comenzar nuevos proyectos. Conocer cosas nuevas estimula la mente y aprender de la experiencia de los demás es sumamente valioso. Jamás te detengas.