U

na de las formas más clásicas de organizar nuestro trabajo día a día es a través de una agenda, ya sea con tu teléfono, tablet, computadora o la clásica agenda de papel. Esta es una herramienta muy poderosa que puede ayudarnos a mejorar nuestros procesos de trabajo y aprovechar de mejor manera nuestro día laboral.

Descubriendo el secreto de una buena organización en la agenda de trabajo

La clave está en la priorización de las tareas, la manera más simple de organizarlas es por secciones o tipos de tareas, las cuales pueden ser:

Muy importantes

Tareas o actividades de máxima prioridad y a las cuales se les debe dar la mayor importancia. La idea es comenzar estas actividades lo antes posible para evitar contratiempos y arreglar algunos detalles de ser necesario.

Agenda de trabajo

Poco Importantes

Son actividades necesarias pero que no requieren de nuestra atención inmediata, bien podrían ser aplazadas o delegadas en ciertos casos así que estas pueden llevar su tiempo.

Planeación

Diarias o rutinarias

Son aquellas que se hacen casi en automático y que generalmente no representan mayor importancia, tareas como llamadas, checar el correo o leads forman parte de esta sección.

Aunado a agrupar las tareas en esta sección, es muy importante dedicar un tiempo específico a realizarlas, evitar distracciones o procrastinar no ayudan al cumplimiento de las tareas, mejor utiliza la técnica Pomodoro dedicando 20 minutos exclusivamente a completar una tarea, dándote un descanso de 10 min para descansar o realizar otra actividad, así sucesivamente hasta finalizar.

Una vez que comienzas a utilizar la agenda de manera correcta, las tareas serán cada vez más fluidas y podrás visualizar tus próximas actividades, con ello, podrás organizarte de mejor manera y aumentar tu productividad.